¿Para que nos sirve la Luna?

Publicado: junio 29, 2009 en Tonterias
Etiquetas:

Nuestro cercano satélite natural, la Luna, ha sido siempre para el hombre una incógnita constante…

A él se han asignado en todas las culturas y folklores los atributos más variados, desde los poderes del mal y lo perverso – por Oposición con el Sol, como símbolo de la Luz y la verdad- hasta los más hermosos sentidos poéticos… Y desde sus primeros pasos, la Ciencia también centró su mirada escudriñadora en este cuerpo planetario que gira regularmente alrededor nuestro… Así, surgieron explicaciones que demostraron cómo la Luna era la causante de las mareas, los eclipses, que nos servía como una especie de escudo protector contra la lluvia de meteoritos que afecta a los restantes planetas… y muchas otras unciones más de nuestro satélite natural. Sin embargo, las más recientes investigaciones científicas demuestran que la Luna resulta todavía mucho más importante para la Tierra y la vida en ella de lo que podíamos imaginar… Este cuerpo planetario garantiza en gran medida  la estabilidad del eje vertical imaginario que atraviesa nuestro planeta de un polo a otro, en un plano ligeramente inclinado… evitando que el ángulo de inclinación cambie y con ello la distribución de la luz y el calor solar sobre la superficie de nuestro planeta.., Dicho de forma más directa: gracias a la Luna, la Tierra ha conservado un ángulo de inclinación relativamente estable, y con ello no se han producido abruptos cambios en el clima que hubiesen puesto fin a la vida… o que hubiesen impedido su surgimiento.

PERO… LOS EJES DE ROTACION DE LOS PLANETAS, ¿CAMBIAN? ¡ELUNIVERSO NO ES TAN REGULAR  Y ARMONIOSO COMO CREIAMOS!

Para el astrónomo alemán Johannes Kepler (de principios del siglo XVII), el Sistema Solar era un ordenado conjunto de astros, cuyo movimiento orbital alrededor del Sol era preciso y armonioso… En sus leyes de la Mecánica Celeste, Kepler determinó que los movimientos de los cuerpos espaciales se deben a las fuerzas de gravitación, y que unos a otros se atraen. La exactitud de estas leyes es tal, que permitieron descubrir al noveno planeta del sistema, Plutón, buscándolo donde debía encontrarse si de veras existía. y esto ocurrió en nuestro siglo, que había heredado aquella concepción del Sistema Solar como un todo armónico, donde cada astro, por pequeño que fuera , se integraba perfectamente al conjunto.

Sin embargo… los científicos que ahora analizan los movimientos de los planetas mediante sofisticadas computadoras, han descubierto que el universo no es tan estable como se creía, sino que, por el contrario, muestra cierto estado caótico y que su comportamiento es esencialmente impredecible. Es decir, que a través de grandes periodos de tiempo, pueden ocurrir fluctuaciones significativas en las órbitas y las orientaciones de algunos planetas, causadas por la interacción de sus fuerzas gravitacionales, y por irregularidades en su rotación.

Se ha podido determinar por los modelos de computadoras que la orientación del eje de los planetas “interiores”, como Mercurio, Venus, y Marte, ha cambiado caóticamente alguna vez en su historia. Por ejemplo, Marte aún está atravesando cambios en la órbita que podrían explicar su aparente historia de abruptos cambios climáticos. Sin embargo, curiosamente la tierra parece haberse librado de este peligro, y la causa de ello podría ser la influencia estabilizadora que sobre ella ejerce la luna. Esta, efectivamente, es el único satélite de proporciones considerables que figura en el subsistema de los planetas interiores. Ni Mercurio ni Venus poseen satélites, y los dos de Marte -Fobos y Deimos- son demasiado pequeños como para proporcionar alguna estabilidad al eje central del planeta.

Las implicaciones del caos en el Sistema Solar fueron descritas en febrero de 1993, en la revista inglesa Nature, por un equipo de científicos franceses dirigidos por el doctor Jacques Laskar, del buro de Longitudes de París, y por el doctor Jack Wisdom, Astrónomo del instituto de Tecnología de Masachusetts (Estados Unidos), quien hace diez años fue el primero en informar sobre la naturaleza caótica de los cuerpos celestes, ” Diez años atrás, nadie en la ciencia planetaria sabía nada acerca del caos…” Todo el mundo pensaba que Sistema de manera muy regular”, dijo recientemente  el Doctor Stanton J. Peale, Astrofísico de la Universidad de California en Santa Bárbara (Estados Unidos). “La labor del doctor Wisdom es muy importante, porque abrió una puerta para comprender la naturaleza caótica de los movimientos de los planetas”.

El Dr. Peale tiene buenos motivos para pensar que la dinámica planetaria es mucho más compleja e interesante de lo que se creyó en un principio. En 1979, Peale comprobó que Io, la mayor de las lunas cercanas a Júpiter, se debate entre la atracción que sobre ella, ejercen  este gran  planeta y sus demás satélites, produciendo en su interior el tipo de tensión que puede activar los volcanes.  El acierto de esta hipótesis pudo ser confirmada pocos días después de su formulación, cuando las cámaras de la nave espacial Voyager pudieron captar ¡erupciones volcánicas en la superficie de lo!

Para el Dr. Laskar, Peale y sus colegas, el estudio de los procesos caóticos en el Sistema Solar constituye una complicada especulación matemática muy entretenida, pero “también representa una nueva posibilidad de conocer la evolución del Sistema Solar y, quizás, de aprender a detectar la existencia de otros sistemas semejantes en el Universo”.

¿QUE SERIA DE LA TIERRA SIN LA LUNA?

A principios de este siglo, el Astrónomo yugoslavo Milutin Milankovitch demostró matemáticamente que este tipo de variación en el ángulo de inclinación del eje de rotación del planeta, aunque ligeras, pudieron haber tenido consecuencias climáticas directas en el reciente pasado geológico de la Tierra, creando las sucesivas edades de hielo… Si así sucedió efectivamente, las consecuencias pudieron haber sido mucho más graves de no haber sido por la Luna. En sus estudios, el Dr. Laskar y sus colaboradores descubrieron que sin la Luna, la inclinación de la Tierra podría haber sufrido variaciones caóticas de hasta 85 grados, pues el satélite contrarresta la tendencia del planeta de inclinarse sobre su plano orbital… “Podría decirse que la Luna actúa sobre la Tierra como un regulador del clima”, Concluyen los investigadores. A lo que el Dr. Laskar agrega: “cuando se considere la posibilidad de encontrar otro planeta con una estabilidad climatica comparable a la  del nuestro, deberá tenerse  en cuenta la relación entre la Tierra y la Luna, y la influencia de esta última sobre el clima de la Tierra”. Los Científicos están Convencidos de que la Tierra, sin la Luna, habría sido un mundo mucho menos acogedor.

Aunque los científicos no afirman que la Tierra, sin la Luna, habría sido necesariamente un planeta sin vida, sí están seguros de que habría sido un mundo mucho menos acogedor. Y lo que es peor… Según señala el Dr. Murray, la Luna, actualmente se aleja de la Tierra a razón de una pulgada por año, lo que podría determinar que -al debilitarse la influencia de ésta- el eje central de nuestro planeta llegara , a inclinarse, al cabo de unos 2,000 millones de años, hasta unos 60 grados en relación con su plano orbital.

Cynthia Clarke. Mundo 21, Volumne 4, No 9

About these ads
comentarios
  1. cinthia dice:

    gracias m sirvio d mucho la informacion!!!!!!!!!!!

  2. mikaela dice:

    es geniallllllllllllll

  3. mikaela dice:

    muchas gracias m ayudo mucho

  4. mikaela dice:

    justo como para darse un beso

  5. maritza dice:

    gracias!!!! me ayudo en mi tarea

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s